El fenómeno australiano 5 Seconds of Summer tuvo su debut en el país, en el que prometieron volver "muy pronto".

Después de dos discos, llegó el bautismo de fuego en territorio sudamericano para los australianos de 5 Seconds of Summer, y el lugar para ello en Buenos Aires fue un Luna Park sold out.

Para calmar las ansias, Valen Etchegoyen salió a la carga con su propuesta de raíces pop. Arrancó con No intentes regresar, corte que la marplatense lanzó el año pasado. Con gorra y buzo negro, y fiel a su estilo ryder que marcó los videos de YouTube que la llevaron a la fama, confesó estar “muy nerviosa” e invitó a alejarse del vallado en un campo VIP demasiado apretado. Luego, le siguieron su versión acústica de Love Yourself de Justin Bieber, el estreno de nuevo material y el cierre con el mismo single con el que empezó.

Después de media hora de que Valen haya abandonado el escenario, los australianos pisaron las tablas argentinas por primera vez, y desataron una potente cantidad de selfies que nunca se apagaría por completo. El comienzo para el corto pero enérgico recital fue con Girls Talk Boys, del soundtrack de la última película de The Ghostbusters. Evidenciando sus raíces más punkeras, presentaron una puesta simplista: vestuario negro con algunos tonos blancos y ausencia de una pantalla de fondo. Luego, la lluvia de imitaciones de billetes con las caras de cada uno de los integrantes dio pie a Hey Everybody, del último álbum Sounds Good Feels Good.

El primero que se animó a hablar fue Luke Hemmings, vocalista líder, que saludó y también pidió despejar la parte de adelante para evitar desmayos. Luego de Disconnected, Don’t Stop e If You Don’t Know, el guitarrista Michael Clifford aseguró estar en uno de sus lugares favoritos. Finalmente, el único que probó con algunas palabras en español fue Calum Hood, bajista, con un cómico “Hola, Buenos Airis.

Sin duda, lo más destacable fue la participación de la colorida horda de adolescentes abajo del escenario. Con carteles para acompañar las letras de Outer Space y Jet Black Heart, se acoplaron a cualquier propuesta que saliera de los micrófonos.

Los cuatro lograron condimentar con sus instrumentos, incluso con los que no les son habituales: hicieron sonar pianos y hubo un duelo de solos en Amnesia.

Para cerrar, las elegidas fueron su cover de What I Like About You de The Romantics, She’s Kinda Hot y el hitazo She Looks So Perfect. Sin bises ni demasiado palabrerío, 5 Seconds of Summer se despidió con la promesa de “volver pronto”.